¿Os acordáis de las altas temperaturas y los barracones en la educación valenciana?

Hoy quiero hablar de un fenómeno paranormal: la desaparición del calor y de los barracones en el año 2015 en la Comunidad Valencia. Recuerdo perfectamente que en 2013 y, especialmente, en 2014 (el año del último mes de junio antes de las elecciones municipales) el tema de la temperatura en las aulas fue “trending topic”: me dejaron marcharme antes de clase, en primero y segundo de Bachillerato, casi todos los días entre finales de mayo y principios de junio. El asunto llegó a los informativos de todo el país, y fue uno de los argumentos electorales con los que más daño se hizo al Partido Popular (sin pretender desmerecer la corrupción). Respecto a los barracones, de nuevo, la historia se repite: los niños, en 2014, estudiaban en condiciones infrahumanas, y fue algo por lo que (merecidamente) se criticó al ejecutivo popular. En 2015, como todo el mundo sabe, Compromís se quedó con el Ayuntamiento de Valencia y el Pacte del Botànic otorgó a PSOE y Compromís el gobierno de la Comunidad Valenciana.

A partir de ese año, el calor y los barracones desaparecen de la opinión pública. Si alguien se atreve a buscar “calor en las aulas de la comunidad valenciana”, verá que las noticias sobre protestas finalizan, abruptamente, en el año 2014. Lo mismo pasa si uno se propone encontrar información sobre los barracones: casi todos los medios se hacen eco de la reducción de los alumnos estudiando en barracones, pero pocos se atreven a destacar lo elevado de la cifra actual y, de la misma forma que ocurría con las altas temperaturas, no existe referencia alguna a manifestaciones organizadas por sindicatos o asociaciones de profesores, padres o alumnos que daten más allá de 2014.

No creo que sea necesario comentar lo curiosa y oportuna que resulta esta desaparición de la cobertura mediática para el nuevo ejecutivo; tampoco pretendo insistir en el hecho de que, efectivamente, no ha existido una glaciación abrupta desde el año 2014 que haya provocado la ausencia de altas temperaturas en la Comunidad Valenciana. De lo que sí podemos hablar es de los barracones porque, a diferencia del calor, que es algo que la prensa decide si esconder o mostrar, éstos sí que pueden ser eliminados y sustituidos, y hay datos oficiales al respecto que no viene mal conocer.

La reducción del número de estudiantes que aprenden, parcial o totalmente, en barracones ha sido constante desde mucho antes de que PSOE y Compromís quedasen al mando de la Comunidad. De hecho, debe notarse que dicha disminución fue mayor en la última legislatura del Partido Popular que en la que protagonizaron las fuerzas del cambio. El curso 2011-2012 comenzó con 25555 estudiantes en barracones, mientras el curso 2014-2015, el último con mando popular, empezó con 19342. Mientras tanto, el primero que se puede atribuir (con reservas, pues apenas habían empezado a mandar) a Compromís se inició con 19582 alumnos, mientras el último curso previo a las elecciones, el 2018-2019, contó con 13823. Debe destacarse, además, que prácticamente toda la reducción se realizó expresamente para este último curso. El resto de la legislatura, la situación de los barracones fue exactamente igual a la que dejó el PP, siendo que el descenso con la fuerza derechista fue paulatino y no se concreto en un solo año. En los primeros tres cuartos de legislatura, “el cambio” sacó a menos de 500 niños y niñas de los barracones.

En números brutos, el PP dejó en su última legislatura, 6213 estudiantes menos en los barracones; PSOE y Compromís a 5759. Si contamos con que, en un solo año (el de su anterior final de legislatura), el PP sacó a 4693 para llegar a esos 25555 de los que hemos hablado, se evidencia que el ritmo en que el nuevo ejecutivo mejoró las condiciones educativas de los alumnos no es, precisamente, alto comparativamente. Sin embargo, mientras los titulares de una época nos dejan a UGT criticando durísimamente al PP (https://www.lasprovincias.es/valencia/20080829/local/valenciana/curso-comenzara-comunitat-valenciana-200808291415.html), los que corresponden al mandato de PSOE y Compromís nos muestran a Oltra y Marzà vanagloriándose de su reducción, sin el más mínimo atisbo de crítica periodística ni, obviamente, de autocrítica (https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/09/08/marza-rebaja-4000-alumnos-barracones/1765045.html).

En conclusión, en España y, más concretamente, en la Comunidad Valencia, sigue haciendo calor y continuan existiendo barracones, pero ya a nadie le importa. Seas de izquierdas o de derechas, debería darte vergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *